Hogar.

A veces un lugar.

A veces una persona.

Si por algo se caracterizan mis historias, es porque en cada una de ellas se lleva a cabo un viaje (físico y emocional). Una aventura en la que hasta una rama cualquiera de un árbol cualquiera, tiene su misión. Recordamos juntos, la importancia de disfrutar los detalles más simples que nos ofrece la vida. Huimos de todo aquello que nos impide avanzar y creamos un hogar en cualquier parte del mundo. Me gusta que ese, sea un ingrediente esencial de las novelas que escribo para ustedes. Creo que los seres humanos somos curiosos por naturaleza. Necesitamos volar, conocer y reconstruirnos. Es parte fundamental de una vida plena. Pero también, es inevitable portar con nosotros esos rincones que nos acompañaron durante años; una playa, un lugar en la montaña o un parque concreto de la ciudad. Los olores de nuestro mar, campo, calles, de nuestra casa, el sabor de nuestra comida típica…

Conserva tu identidad.

Tus raíces, te harán más grande.

Pero a veces, hogar ni siquiera se refiere a un paisaje determinado. Puede incluso ser una persona con la que a miles de kilómetros de distancia del lugar en el que creciste, consigues crear algo mágico que te haga decir “Éste, es mi sitio”. Miras ese paisaje con ojos brillantes, te emociona hasta el más mínimo detalle, los olores y la música de sus calles hacen que tu corazón lata a toda velocidad y te sientas parte de algo. Entonces te das cuenta, de que saliste en busca de alguna cosa y en ese rincón del planeta, tan inmenso y silencioso, te encontraste.

parque-ecoturistico-canon

Cañón del sumidero (Chiapas)

Creo que hay un hogar que tú construyes y un hogar que te construye a ti. El primero, es aquel en el que al pisarlo piensas: “Este es mi lugar”. Y el segundo, es en el que comenzaste a convertirte en quien eres. Quizás durante algún tiempo necesitaste salir de él,  pero por muy lejos que te vayas, él nunca saldrá de ti.

6tag_180916-155401
Playa de Las Canteras (Islas Canarias)

La vida es demasiado grande para vivirla varias veces. Así que, mientras estés aquí, aprovecha cada una de sus etapas.

Tenemos que viajar, conocer, experimentar, descubrir, regresar y volver a empezar una y otra vez. Porque por muchos kilómetros que recorramos y por muy lejos que estemos, nuestro hogar, el que construimos y el que nos construye, siempre estará con nosotros.

Relájate, disfruta, túmbate en la arena, deja que el sol acaricie tu nuca. La tierra es perfecta y está ahí, esperándote. Ella pone el gran escenario. La magia, depende de ti. Ríete todos los días.

picsart_02-01-12-10-36

Lo que hace inolvidable un paisaje, son tus ojos.

4 comentarios sobre “Hogar.

  1. Me ha gustado mucho tu forma de escribir, el libro La Luz de tu mirada me ha resultado tierno y me he emocionado mucho, estoy pensando en que ojalá pudiera conocerte y decirte lo que ha significado para mí, necesito una amiga

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s