Blog

Llenaré Tus Días De Vida

¿Existe mejor manera de terminar y empezar un nuevo año, que con un sueño?

Hoy es el día en el que todo el mundo hace balance de los últimos doce meses de su vida. Objetivos logrados, metas alcanzadas, sueños cumplidos, etc. Utilizamos el 31 de Diciembre (lo escribí ayer) para dejar atrás lo malo y marcarnos nuevos retos. Es una bonita tradición, aunque desde mi punto de vista, cualquier día es perfecto para dejar atrás y comenzar de nuevo. Superarnos, crecer, seguir aprendiendo, hacer balances, definir objetivos, desechar lo innecesario y seguir construyendo nuestro propio camino.  Cualquier día, es un buen día para cumplir un sueño. Así que, yo no haré balance del 2016, que sin duda, va a quedar marcado en mi calendario como uno de los mejores años de mi vida, al igual que el 2015. En lugar de eso, prefiero contarles que el 2017 será igual o mejor. Y no porque una bola de cristal me lo esté diciendo en este momento, sino porque yo misma me encargaré de que así sea.

Así que, ¿qué mejor manera de comenzar el año, que hablando de un nuevo sueño?

Cada día me sumerjo en el mundo de Dakota, una de las protagonistas de mi próximo libro, y aunque sea la segunda vez que me adentro en esta historia (hablaré de eso más adelante), realmente siento que es la primera. Todo lo veo con unos ojos diferentes y espero lograr que ustedes también lo hagan. Olviden lo que alguna vez leyeron y estén preparadas para nuevos mensajes, nuevos conflictos, nuevas reflexiones y nuevos aprendizajes.

Gracias 2016, por haberme permitido dar a conocer La luz de tu mirada. Porque un día cualquiera, decidí que había llegado el momento. Ese que tantas veces retrasé. Después de dos años de ausencia, sentí que debían conocer esa historia por fin. Y gracias a ustedes quise mostrársela al resto del mundo, sin imaginarme que iba a ser capaz de conquistar tantos y nuevos corazones. En definitiva, todo lo que consigo y lo que aspiro a conseguir, es gracias a mis lector@s favoritas; chicas (y algún chico), que desde cualquier parte del mundo me han acompañado a lo largo de los años. Cuando desaparezco y cuando regreso, cuando las emociono y cuando las desespero, cuando lloramos, reímos, aprendemos y seguimos soñando. Espero y deseo, escribir toda la vida para ustedes.

Felices nuevos sueños y llenen sus días de vida.